Suplementacion de running

La suplementación deportiva es la técnica por la que los deportistas intentan mejorar su rendimiento con la ayuda de sustancias que permiten entrenar más intensamente o recuperarse mejor. La creatina y la cafeína son estimulantes que favorecen la potencia de la contracción muscular y, por tanto, se entrena mejor. Las proteínas, los aminoácidos ramificados (BCAA) o los adaptógenos favorecen la recuperación y la reconstrucción de los músculos después del entrenamiento y lograr la supercompensación.

 

 

Qué son los suplementos deportivos?

Los suplementos deportivos (también conocidos como ayudas ergogénicas) son productos que se utilizan para mejorar el rendimiento atlético, que pueden incluir vitaminas, minerales, aminoácidos, hierbas (plantas) o cualquier concentración, extracto o combinación de estas sustancias. Estos productos se suelen poder comprar sin receta médica.

Los suplementos deportivos se consideran suplementos dietéticos o alimenticios. Los suplementos dietéticos no requieren la aprobación de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) de los EE. UU antes de salir al mercado. De todos modos, los fabricantes de suplementos sí que tienen que seguir las buenas prácticas actuales de fabricación para asegurar la calidad y la seguridad de sus productos. La FDA es responsable de tomar medidas si se descubre que un producto no es seguro después de haber salido al mercado.

Los críticos con el sector de los suplementos señalan casos en que los fabricantes no han seguido las criterios normativos de fabricación. También mencionan instancias en que la FDA no ha hecho cumplir las normativas. Ambos tipos de críticas pueden implicar que los suplementos contienen cantidades variables de sus ingredientes o incluso ingredientes que no aparecen en sus etiquetas.

Algunos medicamentos de venta con o sin receta médica, como los esteroides anabólicos, se usan para mejorar el rendimiento atlético pero no se consideran suplementos. Aunque estos medicamentos hayan sido aprobados por la FDA, utilizar medicamentos (incluso los que son de venta sin receta médica) de una forma diferente a la de su objetivo, expone al usuario al riesgo de sufrir graves efectos secundarios. Por ejemplo, los deportistas adolescentes que utilizan medicamentos, como la hormona de crecimiento humano (HGH, por sus siglas en inglés) sin que se la haya recetado un médico pueden tener problemas de crecimiento y pueden desarrollar diabetes y problemas de corazón.

Muchas organizaciones deportivas han desarrollado políticas con respecto a los suplementos deportivos. La Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL, por sus siglas en inglés), la Asociación Nacional de Deportes Universitarios (NCAA, por sus siglas en inglés) y el Comité Olímpico Internacional (COI) han prohibido el uso de los esteroides, la efedra y la androstenediona por parte de sus atletas, y los deportistas que los usan se enfrentan a multas, a no ser elegibles y ser suspendidos de los deportes que practican.

La Federación Nacional de Asociaciones de Escuelas Secundarias Estatales (NFHS, por sus siglas en inglés) recomienda de forma insistente a sus atletas que consulten con el médico antes de tomar cualquier suplemento.

Cómo afectan al cuerpo algunos de los suplementos más usados

Si oyes algo sobre los suplementos deportivos de tus compañeros en los vestidores o del vendedor de tu tienda de vitaminas local, es bastante probable que estés recibiendo toda la información sobre cómo funcionan los suplementos, si realmente son eficaces y los riesgos que corres al tomarlos.

Androstenediona y DHEA

La androstenediona (también conocida como «andro») y la deshidroepiandrosterona (también conocida como «DHEA») son prohormonas o «esteroides naturales» que se pueden descomponer en testosterona. Andro se solía poder comprar sin receta médica, pero ahora la requiere.

Cuando los investigadores estudiaron estas prohormonas en atletas adultos, ni DHEA ni andro aumentaron el tamaño muscular, ni mejoraron la fuerza ni el rendimiento físico.

Además, tanto andro como DHEA pueden provocar desequilibrios hormonales en quienes los utilizan. Ambos pueden tener los mismos efectos que los esteroides anabólicos y pueden provocar efectos secundarios peligrosos, como cáncer testicular, infertilidad, accidentes cerebro-vasculares y mayor riesgo de enfermedades cardíacas. Al igual que con los esteroides anabólicos, los adolescentes que usan andro mientras aún están creciendo pueden no alcanzar su estatura adulta completa. Los suplementos de esteroides naturales también pueden causar desarrollo mamario y encogimiento testicular en los chicos.

Creatina

El cuerpo ya fabrica creatina en el hígado, los riñones y el páncreas. Esta sustancia también existe naturalmente en alimentos como la carne y el pescado. Los suplementos de creatina se pueden comprar sin receta médica.

La gente que toma creatina la suele tomar para mejorar la fuerza, pero los efectos de la creatina a corto y largo plazo todavía no se han estudiado en los niños ni en los adolescentes. Las investigaciones en adultos han permitido constatar que la creatina es más eficaz en atletas que practican ejercicios intermitentes de alta intensidad, con breves intervalos de recuperación, como las carreras de velocidad y el levantamiento de pesas. De todos modos, los investigadores no encontraron efectos en el rendimiento atlético en casi un tercio de los atletas estudiados. No se ha constatado que la creatina aumente la resistencia ni que mejore el rendimiento aeróbico.

Los efectos secundarios más comunes de los suplementos de creatina incluyen la ganancia de peso, la diarrea, el dolor abdominal y los calambres musculares. La gente con problemas renales no debe tomar creatina porque puede afectar negativamente a la función renal. El Colegio Americano de Medicina Deportiva (ACSM, por sus siglas en inglés) recomienda que las personas menores de 18 años no tomen creatina. Si estás considerando la posibilidad de tomar creatina, habla con tu médico sobre sus riesgos y ventajas, así como sobre cuál sería la dosis apropiada.

Quemadores de grasas

Los quemadores de grasas (a veces conocidos como termogénicos) se hacían a menudo con una planta llamada «efedra», también conocida como «efedrina» o «ma huang», que actúa como un estimulante, acelerando el metabolismo. Algunos atletas usan quemadores de grasas para bajar de peso o para incrementar el nivel de energía, pero los productos elaborados con efedra pueden ser uno de los suplementos más peligrosos. Las pruebas científicas indican que puede causar problemas cardíacos, accidentes cerebro-vasculares y, en lagunas ocasiones, hasta la muerte.

Puesto que hay atletas y otras personas que han fallecido al usar este suplemento, efedra se ha retirado del mercado. Desde su prohibición, han surgido productos «sin efedra» o «libres de efedra», pero que suelen contener ingredientes con propiedades semejantes a las de la efedra, como el naranjo amargo o la malva de campo. Al ser similares a la efedra, estos suplementos pueden causar tensión arterial alta, ataques de corazón, accidentes cerebro-vasculares y convulsiones.

Muchos de estos productos también contienen cafeína, junto con otras fuentes de cafeína (como el mate y el guaraná). Esta combinación puede provocar inquietud, ansiedad, aceleración de la frecuencia cardíaca, ritmo cardíaco irregular y aumento de las probabilidades de tener efectos secundarios de riesgo vital

¿Son necesarios?

Hay que diferenciar entre el contexto y el objetivo de cada persona. Depende de la actividad física que realices. No es lo mismo un deportista amateur, que uno profesional u otro que hace 2 o 3 horas diarias de actividad intensa en el gimnasio. En la mayoría de casos sí que habría algunos suplementos recomendados.